Vacaciones en Mahdia

Túnez - Mahdia
Ver todas »  Fotos de RIU Hotels & Resorts
Ver todas »  Fotos de RIU Hotels & Resorts

Mahdia en 2 días

Los edificios blancos de Mahdia se asoman al mar como lo han hecho desde siempre. Desde su fundación en el año 916dC, este puerto ha destacado por su importancia, aunque actualmente son sus playas las que acumulan los mayores elogios. De todas formas, los atractivos del mar son sólo una parte del encanto de esta región. A ellos hay que sumar la belleza de una de las medinas más bonitas de Túnez, los restos de uno de los mayores coliseos romanos y ciudades santas que surgen en las áridas tierras de los alrededores. Por ello, cuando ya hemos aprovechado al máximo las aguas y las arenas que están frente a nuestro hotel Riu, es imprescindible ir a conocer la zona en que se ubica y sus bellos alrededores.

Día 1:

Si has pasado una fantástica mañana de playa te recomendamos dedicar la tarde a la medina de Mahdia. En primer lugar hay que ir a ver la puerta de Skifa el Kala, el único resto que ha llegado a nuestros días de la que fue una de las mayores fortificaciones del Mediterráneo entre el siglo III y X. A continuación acércate a la Gran Mezquita, réplica de la original de 1554 y que permite el acceso a su patio porticado, siempre que no sea en horas de rezo. Al salir disfruta de pasear por las sinuosas calles que te llevan hasta Borj El Kebir, una fortaleza del S.XVI desde donde podrás disfrutar de hermosas vistas. Puedes aprovechar tu visita para pasear por la costa al lado de los restos de las antiguas murallas e incluso conocer el cementerio musulmán situado a la orilla del mar.

Día 2:

Aprovecha tu estancia para hacer alguna excursión a los alrededores de Mahdia. Te recomendamos especialmente visitar la localidad de Kairouan, una de las ciudades sagradas del Islam. Un lugar mágico en el que perderse paseando por sus zonas residenciales, o su medina, que se ha convertido en una interesante zona comercial en la que seguro encontrarás recuerdos de tu estancia. No te pierdas tampoco su Gran Mezquita ni el impresionante mausoleo de Abu Zama el Belaoui. Hay que tener en cuenta que estos monumentos tienen algunas restricciones de acceso a los no musulmanes, pero igualmente podrás disfrutar de su bella arquitectura.

Continúa tu excursión visitando el anfiteatro romano de El Jem, un coliseo cuya impresionante estructura se ha mantenido en muy buen estado a pesar de haber sido construido en el S.III dC. No dejes escapar la oportunidad de visitar el museo al que se accede con la misma entrada y que expone una interesante colección de mosaicos romanos del S.II dC.

Descubra nuestros destinos

Recomendaciones, fotos y mapas que le ayudarán a elegir