Vacaciones en Tenerife

España - Tenerife
Ver todas »  Fotos de RIU Hotels & Resorts
Ver todas »  Fotos de RIU Hotels & Resorts

Introducción - Tenerife en 3 días

Un clima cálido durante todo el año hace de Tenerife un lugar perfecto para disfrutar de las playas, de su sol, de su mar y de todas las actividades que en ellas se desarrollan. Pero esa no es la única opción que la isla ofrece, pues bajo la vigilancia del Teide y su magia lunar, encontramos un pequeño puzzle de paisajes que parecen competir en un concurso de belleza: impresionantes barrancos, frondosos bosques y profundos valles con pintorescos pueblos floridos que demuestran la capacidad de adaptación al medio de sus habitantes. Su fina gastronomía, variada oferta de actividades de ocio y un saber hacer en materia de turismo, se añaden a las maravillas del entorno para ofrecer todo lo que se puede desear de un destino de vacaciones. El tópico nunca estuvo más cerca de la realidad. 
He aquí nuestra propuesta para conocer la isla en tan sólo 3 días:

Día 1:

Cuando llegues a Tenerife te recomendamos que dediques una jornada a relajarte y desconectar de tu día a día disfrutando de sus playas. Si te alojas en uno de los hoteles Riu de la Costa de Adeje te encantará acercarte a la Playa de los Cristianos, de arena rubia y agua cristalina. Se trata de una de las zonas más animadas de la isla, con lo que además de tomar el sol y sumergirte entre las olas, podrás animarte a participar en algún partidito de fútbol o volley playa. Si estás en el Hotel Riu Garoe, aprovecha para conocer el complejo de piscinas saladas del Lago Martiánez o su playa colindante. Después de comer, anímate a acercarte al Parque de Las Águilas, situado en un fantástico espacio natural al sur de la isla, o al Loro Parque, que está en el norte. Si los animales no son lo tuyo, te recomendamos acercarte a la reserva natural del macizo de Adeje y Barranco del Infierno, visita su espectacular cascada y formaciones tan sorprendentes como el Roque del Conde, o bien realiza un recorrido por los encantadores pueblecitos del interior de la isla. Una tarde tranquila merece una noche animada, si estás en el Sur dirígete a la zona de San Telmo, cerca de Playa de las Américas, donde encontrarás una gran cantidad de bares de copas. Y si estás en el norte no dudes en dar una vuelta por la zona de la Plaza del Charco de Puerto de la Cruz, que concentra cervecerías, bares de tapeo y terrazas.

Día 2:

No puedes marcharte de Tenerife sin pasear por el Parque Nacional del Teide. Si deseas subir al pico más alto de España, deberás solicitarlo a través de su teléfono o página web, pero si simplemente quieres conocer el característico ecosistema volcánico de la zona, puedes subir al teleférico del Parque desde donde disfrutarás de espectaculares vistas. Ahora que ya conoces los maravillosos paisajes tinerfeños, te sugerimos acercarte a la cultura local, puedes visitar el Museo de Historia y Antropología de Tenerife, situado en La Laguna, dentro de una antigua casona que muestra a sus visitantes multitud de detalles cotidianos de la historia canaria. Si los museos no son lo tuyo pero deseas saber algo más de la isla acércate a la Casa del Vino de La Baranda, una antigua hacienda del S.XVII en la que se dan a conocer las variedades de vino de la zona y se ofrece la posibilidad de una degustación. Por la noche te proponemos conocer la capital, Santa Cruz de Tenerife, pasear por su casco antiguo y la zona de la Avenida de Anaga, frente al muelle, los escenarios del famoso carnaval de Santa Cruz, el más popular del mundo después del de Río de Janeiro.

Día 3:

¿Te gusta el deporte? En las playas más animadas de la isla encontrarás la posibilidad de practicar surf, parapente, submarinismo… aprovecha la mañana para disfrutar de tu actividad náutica favorita. Si no buscas tanta acción, prueba a realizar alguna excursión en barco, las hay para avistar delfines y ballenas y otras que ofrecen espectaculares vistas de la isla desde el mar.  Otra opción original es visitar el Parque Bananero Jardines del Atlántico, en el que se da a conocer cómo se cultiva uno de los símbolos de las Canarias: el plátano. Por la tarde, pasear por el centro histórico de villas tradicionales como La Laguna o Garachico, te permitirá conocer casonas y la arquitectura propia de la zona a la vez que comprar algún recuerdo de tu visita. Si lo prefieres, puede ser el momento idóneo para buscar alguna de las granjas de camellos de la isla, que te permitirán dar un divertido paseo encima de uno de estos simpáticos animales. No dudes en terminar el día disfrutando de la gastronomía isleña en el restaurante de tu Hotel Riu, para después disfrutar de las amenidades de su programa nocturno.

Descubra nuestros destinos

Recomendaciones, fotos y mapas que le ayudarán a elegir