5 visitas imprescindibles en Mauricio

date_range 25 agosto, 2017 label , , , question_answer Deja tus comentarios

Estás pensando en ir a Mauricio, ya sea por vacaciones o por tu luna de miel. Una opción es disfrutar del relax y la tranquilidad de sus playas, pero también hay mucho que ver en Mauricio, así que te lo ponemos fácil con una pequeña guía de 5 posibles excursiones en la isla que te harán ver con claridad por qué es también conocida como la Joya del Índico.

  • Le Morne Brabant: Con sus más de 500 metros de altura, esta impresionante montaña al suroeste de la isla es uno de los lugares que no te puedes perder por su gran belleza, que le ha valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Tiene además una magnífica playa, donde se encuentran algunos de los mejores hoteles de Mauricio, como los hoteles Riu Creole y Riu Le Morne, donde podrás disfrutar de una experiencia inolvidable en este paraíso natural.

  • Tierra de los Siete Colores: Muy cerca de Le Morne se encuentra otra maravilla natural: la Tierra de los Siete Colores, una serie de dunas de arena en medio de un entorno boscoso que muestran hasta siete colores diferentes gracias a la erosión del suelo, de origen volcánico, y al agua de la lluvia torrencial que a veces cae en la zona. La mejor hora para ver este espectáculo natural es el atardecer, cuando se aprecian en todo su esplendor sus contrastes cromáticos.

  • Cascadas de Tamarin: Un total de 11 cascadas se reúnen en un precioso cañón que se puede recorrer haciendo trekking y otras actividades deportivas que están pensadas tanto para experimentados aventureros como para viajeros sin una gran forma física. Por cierto, que esta zona debe su nombre a la cantidad de árboles de Tamarindo que tiene, un fruto con el que se elabora una exquisita bebida.

  • Trou aux Cerfs: Visita imprescindible cuando se está en Mauricio, esta maravilla natural da una imagen exacta del origen volcánico de la isla ya que no es sino el cráter de un volcán que, aunque no está considerado oficialmente extinto, sí lleva varios siglos dormido. De forma ovalada, es una cavidad de unos 100 metros de profundidad y más de 300 de diámetro situado a unos 600 metros de altura en la meseta central de la isla, lo que le hace también un mirador excepcional.

  • Port-Louis: Después de tantas maravillas naturales, nada mejor que darse una vuelta por la capital de la isla para disfrutar de las tiendas y restaurantes de Cauden Waterfront (el antiguo puerto de la ciudad), de la historia de la isla en el Blue Penny Museum, de la compra de artesanía en el Mercado Central y, por supuesto, de la amabilidad de sus habitantes, que suponen una mezcla perfecta de indios (mayoritarios), japoneses, africanos y europeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *